2381 Views |  Like

IDEA

POR Constanza Garcia.

Todos hemos tenido esa sensación de que cuando hacemos algo se parece a otra, o que probablemente en el mundo hay alguien que está escribiendo de lo mismo. Darle de comer a la cabeza de películas, música, libros, pinturas, fotografías y tumblr no es más que tratar de alimentar la idea de reciclaje que nos han impuesto en nuestra generación. Las cosas en la vida se repiten ya que lo único que todos tenemos en común es que nacemos, vivimos, amamos y morimos por lo tanto en algún momento vamos a tener que encontrarnos con lo que pensamos representados en una perspectiva conocida.

Es obvio que la originalidad no existe, es un invento de las personas para creer que lo que hacen es novedad, pero eso no nos da el derecho a copiar y pegar las ideas del resto. Un proceso creativo consta de una investigación, reunir conceptos, crear un discurso y llevar a cabo la idea; pasar por encima de eso es, simplemente, obsceno. Si quieres robar, roba; si quieres copiar, copia; pero hazlo contigo mismo. Ir un paso adelante para convertirte en referente no tiene que ver con ser creativo, como una vez me dijo un profesor cuando estudiaba “una persona con verdaderas ideas no busca eso, aquél que hace algo artístico no busca ser original, sino ser auténtico, porque sólo así puede vivir en su obra” Y pienso que deberíamos todos tener consideración de eso.

 

subidacop

En nuestras plataformas estamos desprotegidos con respecto a esto, el copyright es casi nulo y en internet las leyes sobre este tema son muy vagas y no es la idea tener que ponerle una marca de agua a todo lo que hacemos para que nos copien sobre todo tomando en cuenta que todos tenemos referentes y nuestros referentes tienen los suyos y así sucesivamente. Entonces ¿que hacemos? La respuesta es clara: NADA; porque no se trata de quien lo hace primero si no de quien lo hace mejor y si el reciclaje artístico carece de pasión no queda nada más que hacer que vivir alimentándose de las buenas ideas ajenas, esas ideas que – a diferencia de las de algunas personas- viven en el corazón y no en la cabeza.